¿Tus cierres de faldas y pantalones se atascan con facilidad?

¿Al lavar, se rompen frecuentemente las cremalleras de tu ropa?

Aunque este ingenioso invento del que hablamos en el artículo anterior, es un dispositivo fácil de usar, que nos ahorra tiempo, que ahora en su mayoría son de nylon, que no se oxidan y pueden tolerar sucesivos lavados. Toma estas precauciones:

1. CIÉRRALOS antes de lavar la ropa. Si se quedan abiertos, corres el riesgo de que después los dientes encajen mal.

2. UNTA el lado interior del cierre con cera de vela, subirán o bajarán con más facilidad.

3. ENGRASA los dientes de las cremalleras que encajan mal, con un poco de vaselina o aceite. Prolongarás su tiempo de vida.

4. EVITA planchar el cierre, dejará marcas y tu prenda ya no se verá impecable.

5. ATA UN HILO O CINTA al deslizador del cierre, esto te dará facilidad para subirlo, sobre todo si en ese momento no tienes una mano amiga.

Sigue estas indicaciones, tendrás cremalleras duraderas ¡cuida tu ropa!

¡Oye! regálate un momento para consentirte y ven con tami, invertirás poco y saldrás con muchas prendas que seguramente te chulearán

reinventa tu guardarropa