¿Y qué tal te queda tu ropa?

¿Te da tristeza cuando se te cae un botón de tu prenda favorita?

¿Que le dice un botón a otro? ¡Cuídate nuestra vida está en un hilo!

Más antiguo que el ojal es este sencillo invento. Inició como un adorno 2000 A.C., eran discos de conchas de varios moluscos, que se cosían a las prendas de vestir.

En la edad media se volvió de gran lujo al ser de cristal. Es en el siglo XII cuando aparece en Europa, el ostentoso botón funcional con ojal de oro, plata y piedras preciosas.

 

Desplaza a los alfileres, ajustando las prendas y dejando atrás la ropa holgada y flotante. Su uso se extiende con la llegada de la Revolución Industrial. En el siglo XX se empiezan a fabricar en plástico, con variadas formas geométricas y diversidad de colores.

Este artículo va dirigido para mujeres y hombres. Pues con este ingenioso e indispensable objeto, hay que cuidar estos 3 detalles, para que se convierta en tu aliado y luzcas impecable:

1. El despistado.  Evita abrocharte el botón en otro ojal y verte con apariencia de «Chilindrina» Ubícalo, ponlo en su lugar. 

2. El torturado. El botón amenaza librarse del ojal contra su voluntad, y hace que tu blusa o camisa parezcan «de rombitos» Es la señal, para cambiar de hábitos o de talla. Reflexiona y corrige.

3. El osado, cuando tu botón se quiere lanzar al vacío. Sujétalo, no lo dejes ir. 

FashionSi se te rompió un botón o lo haz  perdido, cámbialo y renovarás la apariencia de tu ropa.

Mejor aún, ven con tami, que ES TU ALIADA.  Adquiriás lindas prendas y reinventarás tu guardarropa ¡lograrás grandes combinaciones con su asesoría personalizada!

  •  Por cierto, sabías que Napoleón Bonaparte, mandó poner botones en las mangas de los sacos de sus soldados, para evitar que se limpiaran la boca y la nariz con ellas.
  • En esta época hay un botón que se ha convertido en un gran aliado, el de facebook: ¡Mamá mamá! en la escuela me dicen  facebook      ¿Y tú que dices?     Me gusta  

Si a ti te gusta tami, dale click al botón, deja tu comentario en el blog   ¡Gracias!