Hace poco, paseando por el Centro Escultórico de la Ciudad Universitaria, Unam, en México D.F. vi, que aún crecen  unas pequeñas plantas, que tienen muchas espinas y en el extremo de estas, están provistas de ganchos; debido a esto, atrapan la ropa. Las  abuelitas la usaban para cardar los suéteres de lana. Ellos son LOS CARDOS, silvestres, mágicos y de adherencia natural.Te platico esto, porque

los cardos en 1948 se volvieron el modelo para que el ingeniero suizo George de Mestral, creara el actual VELCRO. Inspirado en su observación de la naturaleza, y en uno de sus  paseos de caza por los Alpes, miró que  los frutos de cardo se pegaban a sus pantalones  y al pelo de su perro.

Estudió una década bajo el microscopio, la adhesión de estas pequeñas semillas y las reprodujo de manera artificial, para competir con los cierres. Un tejedor de la ciudad de Lyon, Francia, que creyó en este proyecto de biotecnología, consiguió producir dos tiras de algodón, una con bouclés y otra con pequeños ganchos, que al apretarlas una contra otra, se adherían firmemente entre sí y se separaban al tirar de ellas. Al inicio fueron de algodón, pero por su desgaste, se substituyó por  nylon y poliéster.

La marca VELCRO nace de la combinación de las sílabas iniciales de las palabras francesas Velours (bouclé) y Crochet (gancho). Desde 1959, ha dado nombre a una enorme generación de productos que han hecho más sencillas las operaciones de cierre y fijación de muchas prendas de ropa, guantes, bolsas y zapatos. Es usada por la Nasa para sus trajes espaciales.

Imitando a la naturaleza, se consiguió este práctico dispositivo de cierre  rápido y eficaz. ¿A poco no te parece  asombroso lo bien que funciona este sujetador? Que en muchos casos, substituye a botones, cordones y cierres.

Te invito a dar un paseo por la boutique de tami, vas a ver que es una de tus decisiones más atinadas  ¡Echaremos una mirada a lo que más te haga destacar y verte más linda!

Miremos a nuestro alrededor siempre con interés y simplicidad.

Como el niño que advierte: ¡mamá mamá! ¡ los frijoles se están pegando! y ella le contesta  ¡por mi que se maten!

tami             reinventa tu guardarropa