VINCENT VAN GOGH, un genio, pintor postimpresionista, era daltónico; como al parecer también lo fue el Greco.

  

 

 

Van Gogh usó un amarillo especial en sus cuadros, gracias a la Revolución Industrial y a un nuevo pigmento llamado «amarillo de cromo», un cromato de plomo tóxico y, como muchos pigmentos de la época, químicamente inestable. Lamentablemente esos tonos de amarillo, usados en pinturas como «El dormitorio en Arlés», han ido desapareciendo  y oscurecieron a lo largo de los años por eso, actualmente no es posible ver exactamente la luminosidad de su obra.

Botero de visita en el dormitorio de Van Gogh jejeje ¡Disfruta!

 tami

 reinventa tu guardarropa