Las vacaciones de fin de año, la constante degustación de «mi comida favorita» y el sedentarismo colaboraron conmigo y con mi debilidad, para que la perdiera. Que a ti, no te ocurra esto:

Aviso de Extravío

Las soluciones: ¿Fajarte? ¿ajustarte el cinturón?

¡No has perdido tu cintura, solo está escondida!

¡Desde ya! Para que tu cintura no se te esconda, mejor come saludable, ejercítate, camina, bebe agua simple, contrae el abdómen y baila, baila con el hula hula, y quiérete como eres.

¡Bienvenidas a la boutique-tami aquí no perderás!

Como perdí la cintura

 Con solo venir ¡Ya GANASTE!

 dale click aquí y Ubícame

 tami reinventa tu guardarropa